Loading...
Loading...

El Mundo Today

2014/10/12

LOS HUMORES DEL HUMOR (4)


La base del humor es la conciencia de una realidad psicológica y social, y una de sus características, el tono serio que disimula la broma. La idea es crear entre el tono y las palabras un desajuste que obligará al oyente a reír. La risa humorística, la falta de seriedad, es propia del hombre y tiene una función social: el desahogo que genera equilibrio. Algunas risas se producen sin humor y algunos humores no van acompañados de risa.  
El verdadero humor es una forma de ingenio sin malevolencia. Como afirma Congreve, "no todas las personas de ingenio son humoristas, pero todos los humoristas son personas de ingenio". Cuando la locura de la cabeza reemplaza a la del corazón, se convierte en chifladura.
En determinadas circunstancias los humoristas han acabado con la risa bien educada de una burguesía complaciente, y devolvieron al humor la dignidad del compromiso, convirtiéndolo en arma de las revoluciones. Nada pueden las leyes contra el humor: cualquiera que sea el régimen político, su presencia indica la madurez de un pueblo. Publicaciones como "La codorniz" en tiempos de Franco, el "Krokodil" en la Rusia socialista y "Humor registrado" durante la dictadura más sangrienta de Argentina representaron sentimientos colectivos que nadie pudo silenciar.
El humor moderno es sociológico; su valor se descubre a principios del siglo XX, y toma diversas formas; una de ellas es la caricatura. Después de 1948, la prensa satírica se convierte en un instrumento de combate para las sociedades en ebullición. El humor satírico pasa de la caricatura dibujada a la hablada; las grandes querellas como el proceso Drayfus en Francia y, más cercano a nosotros en el tiempo y espacio, el caso Rumasa, constituyen el alimento básico para ese tipo de humor. 
Cuando el humor es intelectualmente crítico, se transforma en ironía, cuyo representante más venerado fue Sócrates. El irónico, según Joseph Moreau, es el que disminuye la realidad, se niega a confesar sus cualidades, disimula su saber bajo una ignorancia fingida y se atrinchera en una actitud puramente interrogativa. Cuando se dice algo triste con aire alegre, la ironía es inquietante. Ese tono es utilizado por los poetas malditos y los escritores de humor negro.

Continuará

2014/09/09

LOS HUMORES DEL HUMOR (3)

<< Viene de LOS HUMORES DEL HUMOR (2)

El humor, sin embargo, no es un fenómeno específicamente británico; simplemente en otras partes lleva otros nombres. Hay autores en todas las literaturas del mundo a quienes se les puede aplicar el nombre de humoristas. Boccacio en Italia, Cervantes en nuestro país, Grimelhausen en Alemania; y en Francia, Molière, entre otros. La diferencia consiste en que en los demás países hay que reconstruir esta tradición de la risa, mientras que en Inglaterra se es consciente de su existencia. Se necesitó más de un siglo para que el término humor fuese comprendido y aceptado en todo el mundo. A partir del siglo XVII al humor se lo asocia definitivamente con lo cómico, deja de ser una disposición natural que el individuo no puede dominar para convertirse en el logro de una risa voluntaria, inteligente. El verdadero humor exige cabeza fría, aspecto grave y serio, pero pinta los objetos de tal modo que provoca hilaridad y alegría. Mal comediante es el que ríe para hacer reír. Un hombre de humor es aquel capaz de representar con éxito un personaje débil y ridículo en la vida real, de manera que las extravagancias se puedan tocar con los dedos. El sentido del humor de un país es un fenómeno casi inasequible a los extranjeros; en cambio, el humor estético contiene un lenguaje universal. Según una revista británica del siglo XVIII, la genealogía del humor es la siguiente: "La Verdad fue la fundadora de la familia y engendró el Buen Sentido, quien a su vez dio a luz el Ingenio que se desposó con la señora Alegría de la cual tuvo un hijo llamado Humor. Tiene mucho de su madre y, cualquiera sea su estado del alma, nunca deja de hacer reír a sus acompañantes".

(Continuará)

Ir a >> LOS HUMORES DEL HUMOR

2014/07/15

Individuality must be strangled in its cradle

video

-Good game, Maurice?
-Johnny, my old friend. How are you?
-Good to see you. Been a long time, eh?
-How long have you been out?
-Not long.
-It was difficult, no?
-Yeah. Very difficult.
-You have my sympathies, Johnny. You have not yet learned that you have to be like everyone else. The perfect mediocrity. No better, no worse. Individuality is a monster, and it must be strangled in its cradle to make our friends feel comfortable. You know, I often thought that the gangster and the artist are the same in the eyes of the masses. They're admired and hero-worshipped, but there is always present underlying wish to see them destroyed at the peak of their glory.
-Yeah. Like the... Like the man said, "Life is like a glass of tea."
-Oh, Johnny, my friend, you never were very bright. But I love you anyway.
-How's life been treating you, Maurice?
-About the same as always. When I need some money, I go out and wrestle. But mostly I'm up here, wasting my time playing chess. But I wouldn't know what to do with myself if I didn't have this place to go to.
-Maurice, could you use 2,500 dollars?
-It does have a nice ring to the ear. Quite musical. What is it for?
-For taking care of half a dozen private dicks. Racetrack cops. Start a fight with the bartender. The track cops will break it up. You keep 'em busy, make 'em drag you out. No gunplay, strictly a muscle job.
-Would it be out of order for me to ask why you would pay such a price to see me demonstrate my talents? I would imagine... it is for more than just your personal entertainment.
-$2,500 is a lot of dough, Maurice. Part of it's for not asking questions.
-That sounds not unreasonable. Still, I will probably go to jail, and jails I have found unpleasant. Food is very bad, company is poor, beds are too small...
-It'll only be a disorderly conduct charge. Maybe 60 days, nothing worse. And if a man has a little money to spread around, he'll be comfortable.
-I do not quite understand, Johnny. For what you want me to do, you could get any hoodlum for a hundred dollars.
-I don't want any hoodlum. I want a guy like you, someone who's dependable, who knows he's paid to take a risk and won't squawk if it gets rough.
-I was thinking if perhaps we can work out some other arrangement. $2,500 I like very much. But suppose I were willing to forgo part of it and take a share in your... enterprise instead. No?
-No. It's not mine to share up.
-Very well, Johnny. I sense there will be certain details to work out.
-Yeah. I'll buy you a cup of coffee, huh?

2014/05/30

Allahu Snack Bar


Ande o no ande, Alá es lo más grande;
aunque sí anda, y no en plan normal:
también Su zancada es descomunal
y, caminando, aún más se expande.
Aquí estamos todos a lo que mande
Alá, que nos libra de todo mal.
Que no mande nada, eso da igual:
obedecedle, pues para eso es grande,
enorme, inmenso, vasto, incalculable.
¿Os queda claro, fieles, que es ingente
morrocotudo, máximo, intratable?
Él es desaforado e imponente,
desmesurado, formidable, grande,
exorbitante, desmedido, grande.

2014/05/23

Extranjero infiel

Extranjero infiel,
extranjero infiel,
extranjero infiel
al Dios verdadero:

¿no crees en el
Libro de papel
que sin dar cuartel
te hace prisionero?

Métete en la piel,
extranjero infiel,
de este país cruel
más manso que fiero;

tan cobarde él
y lleno de hiel
que tampoco es fiel
y menos guerrero.

Ponle el cascabel
al gatazo aquel,
extranjero infiel,
infiel extranjero.

2014/04/29

La venganza

Yaser Adbelbaki
(Yemen)

Tapándome los oídos, me decía a mí mismo:
—No, madre, no puedo matar. El tiempo de la venganza ha pasado.
Pero la voz quebrada de mi madre y sus ojos tristes me penetraban diciendo:
—Venga a tu padre, ¡véngalo! —y añadía:— He esperado a que fueras mayor.
—¡Ya basta, madre! —la interrumpí, gritando— ¿Quieres que me maten, como a mi padre?
—Tu padre murió por esta tierra y por ti —dijo con una voz profunda.
—Ya tenemos nuestra tierra; y el asesino de mi padre está en la cárcel.
—¡Salió hoy y pisó nuestra tierra con sus sucios pies, desafiándonos!
—¡Que la pise mil veces! La tierra es de Dios antes que nuestra.
—Dios nos la concedió para velar por ella y conservarla. Es una prenda a nuestro cargo hasta el Día del Juicio —dijo con tranquilidad, y se fue.
La noticia de que el asesino de mi padre había salido de la cárcel se difundió como un relámpago por el pueblo, donde reinaba un silencio espantoso. Todos esperaban la bala que acabara con el recién excarcelado. Algunos ancianos del pueblo vinieron a recordarnos la venganza.
—Sólo esperamos la ocasión —les dijo mi madre con aplomo.
—Hijo, venga a tu padre —me dijo uno de ellos.
—Y ¿de qué serviría?, ¡si a su vez me matarán sus hijos! —les grité al echarlos.
Por la tarde me senté a observar a mi madre, que amasaba harina con sus duras manos y aquellos ojos rencorosos que llevaban veinte años sin conciliar el sueño. Levanté la cabeza y me lanzó una mirada llena de reproche y reprensión. Para evitarla, volví la mía a la pared.
Pero la imagen de mi madre no dejaba de perseguirme. Mientras intentaba dormir escondiendo la cabeza bajo la almohada, la oí decir:
—Te he hecho caso: te dejé terminar los estudios e ingresar en la universidad; y pedí la mano de la chica que querías.
—Y ahora quieres tirarlo todo por tierra —la interrumpí.
No dormí aquella noche, pues la voz de mi madre seguía resonando en mis oídos.
—¡Basta, madre! ¡Basta! —grité.
Ella vino corriendo.
—¿Qué te pasa? Estás temblando.
—Tengo miedo, madre.
La vi sonreír en la oscuridad.
—¿Miedo? ¿Miedo de él? Pues ve y mátalo, y así dejarás de tenérselo.
—Tengo miedo de ti —me apresuré a decir.
Irritada, se volvió a su habitación. Sentí ganas de llorar. Había cometido una locura con mi madre, y sabía que no me la perdonaría fácilmente. Salté de la cama y fui a la suya. Estaba sentada como esperándome.
—Madre, lo siento: no era mi intención hacerte daño. Lo que quise decir era que tenía miedo por ti.
—Pues ve y mátalo —me interrumpió, tendiéndome la escopeta—, si quieres complacerme.
El brillo de sus ojos me daba miedo. Cogí la escopeta y salió corriendo a casa del asesino de mi padre. Sentí que el corazón se me salía del pecho. Llegué en un momento y lo vi sentado en el tejado entre sus hijos, felices por su liberación. Para interrumpir esa felicidad, le apunté gritando:
—¡Esto es para ti, asesino!
Y disparé en medio de aquellas caras asustadas y asombradas. Volví a casa tras escuchar un gemido y un cuerpo que caía. Estaba seguro de que, si la bala no lo había matado, lo mataría la caída del tejado. Mi madre me recibió en la puerta como a un recién casado, cubriéndome de besos interminable. Por primera vez la oí decirme, con su voz más dulce:
—Héroe, mi héroe. Ahora sí que puedo andar por el pueblo con la cabeza bien alta.
Apoyando la mía sobre su pecho, me eché a llorar.
—¿Qué importancia tenía esto, madre? También ellos vengarán a su padre.
—No, no lo harán. Todo el mundo sabe que fue él quien mató a tu padre. Juré ante todos que me vengaría, así pasaran cincuenta años —dijo en su tono acostumbrado
Pasada media hora oímos unos gritos. Mi madre se asomó a la ventana.
—Son los vecinos —dijo sonriendo—, que vienen a felicitarnos… —pero de repente le cambió la cara y gritó:— ¡No! ¡No! ¡Es un diablo! ¡Un verdadero diablo!
Unos hombres venían hacia nosotros llevando escopetas al hombro y antorchas para alumbrar el camino. Uno andaba por delante con un cadáver en brazos. Se me heló la sangre al reconocerlo: no era otro que el asesino de mi padre. Mi madre me sacudió violentamente gritando:
—¡Le has matado al hijo mayor! —y mirándolos añadió—: Es la familia del muerto, que vienen para… para… —no terminó la frase.
Posando en el suelo el cadáver de su hijo, él cogió su escopeta y gritó:
—Sal con tu arma para que muera uno de los dos y se acabe esta venganza.
Mi madre se apresuró a acercarme el arma diciendo:
—Si fallaste el primer tiro, acertarás el segundo.
—¡Basta, madre! —grité, furioso—. Me matará. ¿Eso quieres?
—¡No! —gritó ella— ¡Quiero que lo mates tú! Si no lo haces ahora, te mataré él en otra ocasión.
Los miré. Todos iban armados, esperando a que saliera para acribillarme a balazos, mientras mi madre seguía insistiendo:
—Sal y mátalo.
—Si salgo desarmado, no me matará.
—Mataste a su hijo cuando estaba desarmado.
—Aparta, madre —dije con desprecio—. Sólo la venganza te corre por la sangre.
Apretando los labios cogió la escopeta y dijo:
—Quédate aquí y verás cómo la venganza corre por la sangre de todos.
Salió cerrando la puerta tras de sí. Segundos después oí varios tiros y grité:
—¡Madre! ¡Madre!
Al abrir la puerta, sentí derrumbárseme en el pecho el cuerpo de mi madre y, por primera vez, una hermosa sonrisa en su rostro de tristeza.
—Así es la vida —dijo; y cerró los ojos lentamente para siempre.
Suavemente la deposité en el suelo y rompí a llorar con amargura, sintiéndome culpable de su muerte.
El que había matado a mis padres se acercó a mí y me tendió la escopeta.
—Ahora te toca a ti acabar con esta maldita venganza para que estemos en paz —dijo como rogándome que lo matase.
Había más hombres que antorchas, que empezaban a extinguirse. Se colgaron las escopetas al hombro. Le puse el cañón del arma en la cabeza con un irresistible deseo de matarlo. Sabía que si lo hacía en aquel momento, nadie se atrevería a matarme.
El hombre cerró los ojos. Se apagaban las antorchas. Una nube negra cubrió la luna y desaparecimos de los ojos del mundo en la oscuridad de la noche.

2014/04/23

La primera ocasión… es la última

Ualid al Rayib
(Kuwait)


Anteayer.
Movía la escoba como un péndulo, quieto en su sitio, mientras su oído recogía parte del diálogo de los que salían de la sala de proyecciones.
–¿La has visto?
–Sí. ¡Qué emocionante!
–¡Completamente desnuda!
Prestaba mucha atención al diálogo.
–¿Has visto cómo la abrazó? A punto estuvo de…
Aguzó el oído intentando escuchar más, pero las voces de los espectadores se perdían cuando se acercaban al final de la escalera. Oía otras voces, pero no logró distinguir de quién procedían entre la masa de gente que salía del cine.
–¡Qué cuerpo! Y ¡ay, qué labios!
–Eso sí que es una cama.
Otra voz:
–¿Tienes tabaco?

Ayer.
Cuando el público empezaba a salir, dejó de trabajar. Miraba a los que salían para conocer sus impresiones intentando oír sus comentarios.
–¡Cuando estuvieron en la cama…!
–¡Menudos muslos tiene!
Puso toda su atención en captar el resto del diálogo, pero las palabras se confundían con los murmullos y el chasquido de los encendedores, además de alguna que otra tos.

Hoy.
Recoge un papel arrojado al suelo y se dice a sí mismo:
–Hace años que limpio las salas de este cine y todavía no he visto ni una película.
Ante él pasan dos chicas con pantalones muy apretados sobre las nalgas, mientras el recuerda asombrado:
“¡Desnuda?”
Sus manos siguen el movimiento de la escoba mientras sus ojos siguen el movimiento de aquellas nalgas.
“Jamás en mi vida he visto una mujer completamente desnuda”.
Sus manos agitan nerviosas el palo de la escoba.
–Cada noche la veo en mi imaginación…
Deja de barrer un instante.
–…hasta agotar mis energías.
Mira para los anuncios y carteles.
“¡Desnuda?”
Su mano traza un mismo círculo con la bayeta sobre el cristal, abarcando sólo una pequeña parte.
“¡Ay, si pudiera verla!”
Sigue limpiando una y mil veces el mismo sitio.
“La mayoría de la gente está casada y sin embargo ven a esa mujer desnuda cada noche. Pero yo nunca. ¡Ay, si la viera!
Clava la mirada en la foto de una mujer con las piernas descubiertas.
“Al menos, en la cama, mi imaginación se basará en una realidad”.
Se lame los labios.
“¿Por qué no?”
Vuelve a mirar la escoba que coge con la mano izquierda. ¿Y el trabajo? Suponte que… El director pasaba cada noche para ver qué tal iba.
“¡Bah! No quedan más que cuatro horas. Que las descuente.
Grupos de espectadores empiezan a entrar. Se siente animado y pasa con nerviosismo la escoba por un suelo tan brillante que refleja las siluetas.
“¿Qué problema hay? Me compro una entrada y entro a ver a esa mujer desnuda”.
Unos segundos.
“¿Cuántas veces voy a ver a una mujer desnuda?”
Vestidos, muslos y nalgas pasan ante él.
“Pero ¿cuánto me va a costar?”
Termina de decidirse y deja de barrer.
“Que cueste lo que quiera. Por lo menos es mejor que estar soñando noche tras noche, quedarse dormido como un burro, agotado del trabajo y las cavilaciones. ¡Esta noche al menos la disfrutaré!”
Dejando la escoba en una esquina, se dirige a la taquilla. Al llegar su turno se asoma por la ventanilla.
–La paz sea contigo.
–…
Se busca en el bolsillo antes de preguntar al taquillero:
–¿Cuánto es?
El taquillero le mira con asombro y le contesta con desprecio:
–Un cuarto de dinar.
“Lo que cuestan dos paquetes de cigarrillos”, se dice a sí mismo.
–¿Cuántas entradas quieres? –se impacienta el taquillero.
“Bah, mañana no fumo. De todas formas perjudica la salud”, se dice.
Derrama un puñado de calderilla equivalente al importe. El taquillero le despacha una entrada en la que ha garabateado un número ilegible.
Se dirige a la sala. Espera inquieto. Llega el acomodador, linterna en mano.
–Sigue la luz –y después de unos escalones–: el tercer asiento a partir de aquí.
Se sienta y saluda al espectador de al lado.
–La paz sea contigo.
Movimientos y voces en la gran pantalla.
–Esto ¿es la película?
–Son anuncios, publicidad –contesta su vecino volviéndose hacia él.
–Y ¿cuándo van a pasar la película?
–Dentro de poco. Ten paciencia por favor –le contesta el hombre con fastidio.
Guarda silencio durante diez minutos y vuelve a mirarle. Quiere rogarle que le avise cuando empiece la película, mas no se atreve a molestarle.
“Bueno”, se anima. “Ya me enteraré de que ha empezado cuando vea a la mujer desnuda”.
Movimiento en la pantalla. Letras, colores, voces. Se concentra en ella.
El aire acondicionado, las luces de la pantalla, el sueño… Sus ojos y el trabajo… El cansancio.
Se sobresalta cuando siente una mano en la espalda y oye una voz que le dice:
–Despierta, hermano. Se acabó la película y ya ha salido todo el mundo.
Mirando al acomodador, le pregunta apenado:
–¿Ha salido la mujer desnuda?

2014/04/21

El lord inglés

Por Mohammed al Morr
(Emiratos Árabes Unidos)

Entré al jardín de las Tullerías por el portalón frente a la plaza de la Concordia. Eran las diez. Me sentía algo melancólico pese a la suave brisa y el sol radiante. Rachid había prometido visitarme en París para ir juntos a Viena y ya había pasado una semana sin que apareciese. Llevaba en la mano un libro de cuentos de la escritora inglesa Catherine Mansfield. Pasé cerca de la gran fuente, a cuyo alrededor se arremolinaban unos niños empujando sus barquitos de plástico hacia el surtidor con unas largas varas. Algunos turistas japoneses les sacaban fotos. Me dirigí a la parte izquierda. Había un puesto de bocadillos y refrescos, pero no tenía hambre ni sed, ya que había desayunado tarde. Me senté en un banco de madera. Al otro extremo se encontraba sentado un hombre mayor. Me puse a leer.
Unos franceses jugaban a la petanca. Todos eran de mediana edad, algo obesos, y llevaban gorras de colores, excepto un joven delgado que no llegaría a los veinte años y que era el más activo y hablador. Ante mí pasó un hombre conduciendo cuatro ponis que montaban tres niñas y un niño. Los miré con curiosidad y sonreí. Entonces oí a mi vecino de asiento comentar en perfecto inglés:
–Graciosos, ¿verdad?
–¿Perdón? –dije volviéndome a él.
–Esos niños que montan unos ponis, ¿no son graciosos? –dijo sonriendo con reserva.
–Como todos los niños –contesté–. ¿Acaso no dijo Jesús que no alcanzaríamos el Reino de los Cielos mientras no fuéramos como niños?
–No comparto esas palabras.
–¿Qué quiere decir?
–Quiero decir que los niños son como los mayores, capaces de cometer todas las locuras y maldades humanas habituales.
–Entonces ¿está de acuerdo con las tesis de Freud?
–No. Yo comparto lo que decía san Agustín.
–¿Qué decía?
–En Las confesiones escribió que la perdición aparece tanto en los juegos de los niños como en los actos de los adultos.
Me impresionaron las palabras de mi interlocutor. Le observé. Era mayor, alto y esbelto. Vestía un traje gris y una camisa verde con corbata azul. No era un atuendo lujoso, pero estaba limpio. Le dije:
–Perdone. No nos hemos presentado.
Sonrió y me tendió la mano diciendo:
–Soy lord Leidhfield, pero puede llamarme John. Los títulos no me importan. ¿Cuál es su nombre?
–Jalifa, Jalifa Hamad.
–No creo que sea francés.
–No. No lo soy.
–¿De dónde es?
–De una pequeña ciudad que se llama Dubái.
–No la conozco.
–Está en el Golfo.
No logró reconocerla. Al mencionarle los nombres de algunos países y ciudades vecinas, se rió y dijo:
–¡Ah! Cuando dijo usted “el Golfo”, creí que se refería al de Méjico. Por su aspecto podría pasar por hispanoamericano. Conozco su Golfo. Recalé en nuestra base en Charika justo después de la Segunda Guerra Mundial.
–¿Qué le pareció?
–Una ciudad bella, pequeña, primitiva, con muchas moscas.
–Ahora está muy cambiada.
–Sin duda todo ha cambiado allí con el petróleo.
Quise cambiar de tema y le pregunté:
–¿A qué se dedica, Sir John?
–Ahora no trabajo. Tengo una cadena de hoteles que dirige mi cuñado.
Señalando el hotel Bretón, que da a la avenida Rivoli, dijo:
–¿Ve aquel hotel?
–Sí.
–Es de mi propiedad. A esta orilla del Sena tengo cuatro hoteles además del Bretón; y en la otra, otros tres.
–¿Me permite hacerle una pregunta personal? ¿Por qué eligió París para invertir en hoteles y no su país?
–Es una buena pregunta. Yo heredé de mi padre lord Leichfield una considerable fortuna, que dilapidé casi íntegra en los placeres y deleites de la juventud. Después de la guerra me encontré casi en la pobreza. Trabajé en el negocio de la construcción en el Londres destruido por los bombardeos alemanes. Conseguí reunir una gran fortuna en aquella época. A finales de los sesenta mi única hija Hedz vino a París a pasar las vacaciones escolares con algunas de sus amigas. Quiso la casualidad que se enamorase del hijo de la dueña del hotel donde se había hospedado. Insistió en casarse con el joven François. Me enfadé. Grité, protesté, porque, señor Jalifa, yo detestaba y sigo detestando a los franceses: creo que son un pueblo perezoso, soberbio y egoísta. Es verdad que París es la mejor ciudad del mundo, pero su pueblo es el peor del orbe. Lo cierto es que Hedz se aferró a su decisión. La amenacé con apartarme de ella y privarla de mi fortuna, pero dejó Londres, y yo maldije a François y a su vieja y loca madre. Lo que pasa es que soy una persona sensible y difiero mucho de los anglosajones de mi raza, que son calculadores y fríos. Cuando Hedz se puso en contacto conmigo, llorando, dos días después de mi vuelta a Londres, no tuve corazón para separarme de ella. Volví a París y di mi consentimiento al matrimonio. Después de aquello me apasionó esta maravillosa ciudad pero, como le decía, todavía sigo odiando a sus habitantes. Son un pueblo voluble y atolondrado. Me instalé aquí con mi hija y su marido y empecé a comprar hoteles, siendo el primero el de la madre de mi yerno. Después compré uno en la zona de Chatelier y otro en la avenida Saint Michel, a la otra orilla del Sena, y seguí invirtiendo.
Arreciaban las voces de los que jugaban a la petanca. Sonriendo, el lord dijo:
–¿No le digo que es un pueblo desordenado y sin civilizar?
–¿No los juzga con demasiada dureza?
–No. Es un pueblo chiflado. Napoleón, su Emperador, invadió Rusia para divertirse. ¿Sabe cuántas personas murieron en aquella ridícula campaña? Nada menos que medio millón, aniquiladas por aquella demencial aventura militar.
–Pero la historia de los demás pueblos europeos tampoco está exenta de sangre y violencia.
–Es cierto. Pero la violencia y la idiotez son características de los franceses. Nosotros hemos dominado la mayor parte del globo sin sangre, usando sólo el comercio y la diplomacia.
No queriendo continuar esa conversación, cambié nuevamente de tema preguntándole:
–Siendo lord, habrá sido usted miembro de la Cámara de los Lores en el Parlamento británico.
–¡Desde luego!
–¿Asistía a las sesiones?
–Asistí a algunas, pero créame que no hay nada en este mundo tan aburrido como aquellas sesiones. Yo me dormía en mi cómodo sillón y pedía a un ujier que me despertase cuando acababan. En este mundo hay gente que se especializa en hablar y otros en actuar y producir. Yo soy de estos últimos. Durante toda mi vida he trabajado y producido. No encuentro mayor satisfacción que el trabajo.
Se hizo un breve silencio. Lo miré imaginando la vida llena de logros realizados por aquel viejo y duro inglés. Todos los hombres ilustres son sencillos, y su aspecto tampoco llamaba la atención.
Echándose la mano al bolsillo, sacó su cartera, la miró y sacudió la cabeza diciendo:
–Parece que me voy a quedar sin leer The Times esta mañana. ¡Qué fastidio! Un día soleado y hermoso, pero no tengo cambio.
Me sobrevino un acceso de soberbia y le dije:
–No importa.
Metí la mano en el bolsillo y no me encontré más que un billete de doscientos francos. Se lo di y le dije:
–Sir John, no quiero ser pesado, pero ¿puede usted traerme The Guardian? Se lo agradecería mucho.
Cogió los doscientos francos y dijo sonriendo:
–Claro, y cuando vuelva le extenderé un cheque a cambio.
Sonriendo tímidamente, repliqué:
–No es tan urgente.
–No, querido: en los asuntos financieros, por nimios que sean, lo más importante es la claridad.
Se encaminó con paso firme hacia la pequeña puerta que da a la concurrida avenida de Rivoli y salió. Volví a la lectura, esperando la vuelta del lord inglés. Entonces se acercó a mi banco el joven francés a recoger el boliche de petanca. Al verme solo, me dijo en un inglés poco fluido:
–Espero que no le haya engañado el mendigo inglés aquel. Es un auténtico ladrón que ya ha timado a muchos turistas.

2014/04/20

Trastornado

Por Munira Al Fádhel
(Bahréin)

Al salir corriendo de casa, me persiguió la voz de mi madre:
–¡Corre! Y no vuelvas de vacío, como ayer, ¡o te mato!
Recordé lo de ayer, lo mal que me habían salido las cosas, pues no conseguí reunir más de medio dinar en los seis semáforos que había recorrido. “¿Por qué tiene que ser así?”, me preguntaba. “¿Por qué tengo que mendigar haciéndome el tonto mentecato para enternecer a la gente, si hasta los cigarrillos que algunos me dan se los fuma mi madre?”
Cuando osé preguntarle por qué no le exigía a mi padre que buscara trabajo, ella me contestó:
–¡No es tu padre, hijo de perra! Y no te metas donde no te llaman.
Él solía venir a casa, comía y dormía. Yo sé que la gente murmuraba de mi madre, pero ¿por qué?
Al principio me vi obligado, bajo su terrible amenaza, a vestir harapos andrajosos que ella sacaba de no sé dónde.
–Párate en la calle –me decía–; tiende la mano a la gente; llora y diles que tu madre está enferma y tu padre también. Se enternecerán y te darán limosna.
Pero no he podido. Me detenía en alguna esquina y tendía la mano en silencio. No he podido mentir: no tenía padre y mi madre gozaba de buena salud. Un día en que sólo conseguí doscientos céntimos, cuando volví a casa, me pegó. Nunca se me olvidará aquel día.
–¿Doscientos céntimos? –me gritó histérica– ¿Qué hago yo con eso?
De tanto llorar me quedé dormido al raso, fuera de la habitación. Cuando por la mañana me despertó el ladrido de un perro, supe que no me había llamado a dormir dentro. Todos me miraban y decían:
–Pobrecillo: su madre está loca.
Pero ¿de verdad está loca mi madre? Si era así, ¿por qué me vestía con harapos y me obligaba a representar el papel de idiota para que la gente me diera limosna? ¡Dios! ¡Quiero saberlo! Estoy harto de recibir golpes. Cuando traigo algunas monedas, las agarra con avidez y ni siquiera me pregunta si he comido algo. A la hora de cenar solía pasarme por casa de los vecinos porque sabían que estaba en ayunas y me daban algo, meneando la cabeza con lástima.
¡Corre! Tienes que moverte con agilidad, pues las luces del semáforo cambian rápidamente. Tienes que hacerlo todo deprisa. Espera la señal roja para pasar entre los coches tendiendo la mano y haciendo tus gestos de loco. Tienes que aceptar todo lo que te den, así sean colillas que te apagan en la mano, como ha ocurrido tantas veces. Yo ya no lloraba; al contrario: me reía imaginando que verdaderamente había enloquecido y ya no era como antes.
Empecé a burlarme de mi madre. Me quedaba con los cigarrillos que me regalaban, me los fumaba lejos de casa. Además le daba sólo la mitad de lo que reunía; y con el resto me compraba lo que me gustaba. Ya estoy acostumbrado a los golpes al volver a casa. Ya estoy trastornado de verdad. Es todo lo que sé.

2014/03/14

Por la tecnología, a la frustración (instrucciones de acceso)


Para acceder a las presentes
Instrucciones de Acceso
Es preciso que introduzca su Contraseña
De Acceso
Bajo su Nombre de Usuario
Luego sírvase esperar un momento
Por favor
A que le enviemos un Código de

Acceso
A su Teléfono Celular
Si no lo recibe
Que no lo recibirá
Cáguese profusamente
En Dios
Por razones de Seguridad
Y sírvase marcar el Número
Que otorga Acceso
Al servicio de Asistencia Técnica
Al cual no logrará acceder
Ni con plegarias
Así pues, profiera otra blasfemia seca
O varias jaculatorias
Dermohidratantes
Como, por ejemplo
Esta putérrima Teocracia
No me hace ni puta Gracia
O bien
La puta de tu madre era peor
Puta
Que tu abuela Engracia
A continuación
No hay continuación
Ni menos continuidad
Pero seguidamente
Recibirá
O no
Un Código de
Acceso

Que a su vez concede graciosamente
Acceso
Al Purgatorio

Introdúzcalo, si no lo tiene
Y por último
Esto es Lo Más Importante
Ximipra el Furluyo que zupirita el Prequitor A
De la opción b-II
No confundir con la 2°B
Éste y no otro es el momento de desempolvar su vetusta Olivetti
Lettera
Y pulsar vigorosamente
La tecla Intro, Retorno, ENTRAR
Que es Una misma y trina o bien Todas al mismo Tiempo
Logrando así obtener la clave que le permitirá
Acceder
Al ansiado
Acceso

2014/02/24

In and out of Jeddah


Yeda es un gigantesco vertedero
abrupto y solo como la Verdad;
y sus reglas de la hospitalidad
no rigen para cualquier extranjero.
En la estación de buses el viajero
coge un taxi a la puerta de Bagdad
buscando en el distrito de al Balad
cosas que no se compren con dinero.
Tal vez las haya. Él no las encuentra;
ni al mar Rojo, escondido tras los muros
con el alma erigidos por los puros
que no franquea quien en Yeda entra.
Toda pena al partir es por quien queda
atrapado en tu fervor, prisión de Yeda.

2014/01/24

LOS HUMORES DEL HUMOR (2)

Viene de LOS HUMORES DEL HUMOR

En Italia, 'umore' tiene el mismo contenido, pero se percibe menos porque se halla sumergido en la vorágine barroca. No sería desatinado afirmar que la teoría de los humores influyó en la locura de nuestro Don Quijote y en la ingenuidad del alemán Simplicius Simplicíssimus.Una gran parte del teatro antiguo y el teatro culto medieval, utiliza como personajes un número limitado de caracteres: el fanfarrón, el avaro, el mentiroso y el celoso, a los que Ben Jonson añade el colérico, el atrabiliario, el impulsivo, el flemático y todas las combinaciones posibles. El citado autor define esos humores de la siguiente manera: "Cuando una cualidad particular posee a un hombre hasta el punto de forzar sus sentimientos, su ingenio y sus talentos, mezclados todos sus flujos, a correr en una dirección, entonces se puede decir que allí hay humor".
La moda europea del humor surge en la época barroca. Aunque la palabra barroco no resulte cómica, se usa para designar ese gusto por la extravagancia, la exageración y la fantasía desenfrenada, y justamente la excentricidad gratuita había sido la forma original del humor. 
El gran mérito de Ben Jonson es haber descubierto un modo de utilización cómica de los humores. Un excéntrico en estado puro no hace reír, se vuelve cómico cuando su defecto de carácter destaca sobre un fondo de normalidad. El desajuste es lo que provoca la risa. Se comprende así la preferencia de los autores cómicos por la representación de los humores afectados.
A través de su lectura, el espíritu inglés nos ofrece el doble rostro de un optimismo triste y un pesimismo alegre. Se dice que Carlos Marx vio en ese país la realidad de la lucha de clases y la necesidad de la revolución proletaria, porque era extranjero y no contó con el sentido del humor de los ingleses.

                                                              Continuará

2014/01/15

LOS HUMORES DEL HUMOR

Si hacemos una observación general, veremos que hay tantos humores como variados son los niveles de existencia; pero en nuestros días, el significado de la palabra humor dista mucho de su etimología original.
Robert Escarpit, profesor de la Facultad de Letras de Burdeos, en su tesis sobre el humor publicada en 1960, nos remonta hasta los orígenes de la palabra y las sucesivas metamorfosis que ha sufrido a través del tiempo. La medicina la adoptó en su teoría de los humores reconocida por los griegos, transmitida por los árabes y recogida por médicos y alquimistas.
A finales de la Edad Media, todavía conserva las características que 2000 años antes le había dado Hipócrates de Cos, quien distinguía cuatro humores fundamentales, asociándolos a los elementos esenciales de la vida: la bilis con el fuego, la atrabilis con la tierra, la sangre con el aire y la pituita con el agua. Sostenía que le predominio de uno de dichos elementos constituía nuestro temperamento.
Fue Galeno quien, en el siglo II de nuestra era, dio un paso decisivo al atribuirle el exceso de uno de los humores la causa de todas las enfermedades. La medicina medieval aceptó la teoría, pero pronto fue sometida a juicio. Parecelso, al tomar posesión de la cátedra de Medicina de Basilea, quemó públicamente las obras de Galeno y esbozó la teoría de lo espiritual y material que une la medicina del cuerpo con la del alma.
En Francia, Jean Fernel, contemporáneo del médico Rabelais, es considerado el "Galeno moderno" por sus teoría de la influencia de las lesiones orgánicas y los desórdenes funcionales en desequilibrios temperamentales. Si bien hubo controversias, sus ideas fueron bien recibidas , especialmente, por el inglés Robert Fludd, médico, filósofo y cultivador de la ciencias ocultas y esotéricas, personaje importante de la corte de Isabel I.
A pesar de que la palabra humor denota enfermedad, los ingleses la toman como una rareza del carácter, una conducta caprichosa. Precisamente fue ne Inglaterra donde el humor se convirtió en un rasgo nacional surgido de las profundidades del alma inglesa.
                                                                     Continuará

2013/12/19

A un colosal par de bufas (soneto low cost)


En el aeropuerto de Santander
apareciéronse como si nada
un par de bufas desproporcionadas,
inverosímiles, de no creer.

¿Es que jamás dejaréis de crecer?,
su portadora les interrogaba,
temiendo que el límite rebasaba
de su equipaje, según Ryanair.

Ningún pasajero entre el centenar
que se embarcaron por la puerta 5
había visto ni vería más

manifestarse así al caos divino,
pues ¡venus chaparra!, ¿de dónde sales
con esas bufas sobrenaturales?

2013/12/18

Ikea reprime el derecho a decidir (Smurf Nation 2)


Ayayay... Éstos de Ikea, mucho ir de enrollados, pero a la que se descuidan enseñan la patita de los opresores que son en el fondo. A ver, si no, díganme: ¿por qué mi casa no puede ser una Monarquía? No como la sueca, que sale muy cara, sino absolutista, medieval, con privilegios feudales. Viable o no, eso es lo de menos; como si es un capricho: a mí me hace ilusión y punto. ¿No habíamos quedado en que estoy en posesión de la soberanía? ¡Cese, pues, tanta represión antidemocrática!

2013/12/17

Desiderata (Smurf Nation)


¿Quiere usted ser independiente,
más sensible, más culto, más solvente?
¿Quiere ser alto, apuesto, esbelto y atractivo;
esclarecido, galán, gallardo, altivo?
¿Quiere felicitarse por ser tan paleto
y por lo bien que cocina?
¿Quiere usted o no quiere
un Ferrari como el de Alonso para ir a la oficina?
¿Quiere usted que su mujer sea más fina?
¿Quiere usted una Nación pitufa
con su Papá Pitufo y su Pitufina?
¿Qué coño quiere usted?
Dígalo ya y, en caso afirmativo,
le concederemos el derecho a decidir desearlo.
No tiene más que pedir por su boquita.
A ver, usted; ¡sí, usted!: ¿qué coño quiere?

2013/12/12

Utopía feminista

El feminismo como refugio no ha surgido de mujeres alienadas o despechadas; hombres como Adorno ya hacían gala de un resentimiento paralizante contra el universo masculino, hasta tal punto que sólo conservó del nombre de su padre la letra W. La animadversión inicial contra la masculinidad nace de la consideración del hombre como medida del mundo, como representante del poder, de la dominación, circunstancia que “llevó a refugiarse en el reino de la madre, en las artes y en las nostalgias cifradas… donde los recuerdos de felicidad se habían unido exclusivamente en una utopía de lo femenino”, P. Sloterdijk. Así surgen diversos movimientos que hacen de lo femenino su estandarte fundamental: feminismo por la diferencia, por la igualdad y otros grupos como Femen cuyo objetivo es arreglar el mundo a golpes de torso desnudo. Hoy, nos encontramos en una extraña situación donde la prevalencia del sexo en detrimento del compromiso, ha configurado una sociedad de hombres y mujeres indolentes que han encontrado en la militancia ideológica la canalización de sus emociones. “La tragedia de estas criaturas (hombres y mujeres) es en definitiva la de su falta de espacio interior… La soledad, esa del yo sin espacio, está poblada de personajes, de conatos de ser dentro de un individuo. Multiplicidad abigarrada de seres sin rostro ni nombre, rencorosos de su existencia a medias, tal parece ser el infierno.” M. Zambrano.

2013/12/08

Los Diez Mandamientos de la Heliolatría

I. Amarás al Sol sobre todas las cosas
(y a todas Sus cosas como a ti mismo).
II. No te cagarás en Él, y menos en Domingo
(igualmente acabarás hecho ceniza de bosta).
III. Le rezarás un Padrenuesto o un Avemaría por que te dé cada nuevo día
(nada es gratis).
IV. Serás digno de tu vida, de cuya Él es Fuego
(y no les sisarás tanto de la cartera a tus viejos).
V. Bajo ningún concepto, ¿me oyes?, intentarás mirarLe a los Ojos que no tienE
(o enceguecerás).
VI. No cometerás actos sombríos
(como beber cerveza sin alcohol).
VII. Te abstendrás en todo momento de hacer sombra a tu prójimo
(ni bajarás los toldos cuando llueva).
VIII. Ni se te ocurrirá concebir dioses que a ti se parezcan
(luego falsos).
IX. No desearás a la mujer de tu prójimo
(ni desearás que fuera de noche para poder desear a la tuya).
X. No codiciarás brillo de Oro ajeno
(ni confundirás con Él cualquier cosa que reluzca).

2013/11/04

Sol de mis días (avemaría heliólatra)


De tu Fuego, mis días.
Llena estás de Energía.
Bendita Tú eres,
estrella de amaneceres;
y bendita es la vida
que alimenta tu Luz.

Santa estrellita,
único Dios:
asola nuestros cuerpos bronceados
ahora y en la hora de atardecerte,
amén.

2013/10/29

Padrenuestro (versión heliólatra)

Padre nuestro, que iluminas los cielos
y a quien de frente ose mirarte lo dejas ciego:
vengan a nos los tus rayos;
hágase polvo tu divino Fuego
y así, de este polvo, nosotros luego.
La pipuca nuestra de cada día
enciéndenosla con tu energía;
perdónanos nuestra fe en deidades con forma humana,
así como te rezamos al despuntar la mañana;
y no nos dejes sin tu Luz natural,
mas líbranos del eclipse total,
amén, Mitra, Ra, Apolo,
Ormuz, Osiris, Patrón Oro.